sábado, 8 de noviembre de 2008

Katy Perry vuelve a los más vendidos

Tan cercana y tan fría
Comenzó sus andanzas en el coro de gospel de una iglesia, y de ahí sacó su primer disco. Nadie diría ahora que la chica de mirada azul y sonrisa cándida que hizo sus primeros pinitos con gorgoritos negros se ha convertido en una estrella del pop con canciones un tanto picantes, sugerentes y políticamente incorrectas.

Katy Perry ha sabido como camelarse a su público eligiendo un cóctel poco usual y bastante atrevido. Sus canciones reflejan parte de sí misma y parece querer dejar claro que poco o nada queda de aquella Katy que creció en el seno de la iglesia. Tanto es así, que su hit I Kissed A Girl se convirtió en todo un referente este verano y pudimos escuchar como la Perry decía haber besado a una chica y gustarle mucho. Para aderezarlo, relataba cómo le había gustado el sabor de su pintalabios de cereza y esperaba que a su novio no le importara el asunto... Lo típico, vamos. No obstante, la cosa no va de farol, ya que en una entrevista concedida a Now Magazine, la cantante ha revelado quiénes son las mujeres a las que besaría: "Soy fan de Scarlett Johansson, de Angelina Jolie y Natalie Portman (...) me encantan y definitivamente, a ellas por supuesto que las besaría", afirmó. Pero la cosa no queda ahí, ya que la hipótesis se transforma en realidad al preguntarle sobre si lo ha hecho alguna vez: "¿Y qué si he besado alguna vez a una chica? Pues sí, lo hice, yo no podría cantar una canción sobre algo que no conozco. Eso sería una completa hipocresía".

Bajo el aire de pin-up inocente, la artista esconde un pasado un tanto turbio que ha magnificado a través de sus propias declaraciones. Por todos es sabido que el mundo de la música no es lo mismo si no está relacionado con unos cuantos escándalos, y ella no iba a ser menos. Ahí están Amy Winehouse o Britney Spears, cuyas carreras van paralelas a su vida personal. En el caso de Katy, está creando mucho revuelo con sus declaraciones sobre sí misma, sus padres y su pasado, del que también habló en una entrevista.

La muchacha explicó su infancia religiosa, ya que creció en un estricta casa cristiana, pasado del que parece querer resarcirse, aunque ella asegura que cuenta con el apoyo de sus padres: "Mis padres me apoyan totalmente, no me he desnudado ni nada. Se les planteó este tema y ellos lo entienden ya que yo sólo puedo hablar y cantar sobre un pequeño beso, eso es lo que hay, hablamos de un pequeño beso".


Sea como sea, Katy parece querer dejar claro que sus canciones son un claro reflejo de su vida, algo que ya demostró con I Kissed... y que vuelve a hacer con Hot N' Cold, su nuevo single que, tras catorce semanas en el Billboard, poco a poco ha logrado posicionarse en el número cuatro. En la canción habla de una de sus relaciones, un chico un tanto "cercano y distante" a la vez, con un estado de ánimo cambiante como una montaña rusa. El vídeo muestra a una emocionada Katy justo en momento de dar el "sí quiero", pero la cosa se complica, su chico se echa atrás y sale huyendo. A partir de ahí comienza una alocada carrera, mezclada con el estilo de los musicales, en la que Perry hace lo imposible por alcanzar a su novio (incluso le espera con un cuartel de novias furiosas con bates de beisbol preparados para darle una paliza).
Algo similar pasaba en el sencillo que la dio a conocer y del cual Madonna se declaró fan incondicional: Ur so Gay. Parece ser que a la cantante se le atragantó un novio gay y le dedicó una irónica canción en la que le susurra a ritmo de una guitarra que es "tan gay que incluso no te gustan los chicos". Para poner la puntilla, el videoclip narra la historia con muñecas Barbie y Ken, mientras Katy se sonríe en su nube de colores. La muchacha promete, aunque en directo cante como un gato en celo.

Puntuación:
Hot N' Cold * *'5